Inicio / En forma / Salud / Consejos para cuidar los pies de los más mayores

© Getty
En forma

Consejos para cuidar los pies de los más mayores

por Elvira Sáez Publicado en 25 de febrero de 2019

Los ancianos son uno de los grupos que más problemas padecen en los pies, y que más consecuencias perjudiciales para su salud pueden acarrear.

Artículo elaborado por Juan Carlos Montero Arroyo Vocal de Publicidad, Comunicación y Redes de COPOMA

Más del 80% de las personas mayores necesitan de atención podológica de forma periódica. Por ello, un correcto mantenimiento y un buen control de los pies a lo largo de toda la vida pueden ayudarnos a prevenir enfermedades y evitar problemas más graves que vengan asociados a la edad.

Los pies son, sin duda alguna, una de las partes del cuerpo que más castigamos. De ellos depende nuestro equilibrio en mayor medida, pues son los encargados de desplazarnos. Además, también condicionan la postura que adquiere nuestro cuerpo. Mientras que, sin embargo, les prestamos menos atención de la debida y tendemos a acordarnos de ellos cuando empezamos a detectar algún problema.

La vejez puede traer consigo ciertas enfermedades y el uso de algunos medicamentos que afectan de forma negativa a la salud de nuestros pies. Esto, sumado a las actividades que realizamos a lo largo de toda nuestra vida, los calzados inapropiados o la desatención de nuestros pies con el paso del tiempo pueden sumar más consecuencias negativas en nuestra pisada o postura, así como una serie de dolores y de molestias, y otros problemas y anomalías que afectan a nuestra salud general.

Según van pasando los años, nuestras extremidades inferiores deben hacerle frente a la presión que ejerce la totalidad de nuestro cuerpo sobre ellas, y que terminan debilitando nuestros pies. Todo ello, desemboca en alteraciones y dificultades en los huesos o en las articulaciones. Por lo que, los ancianos son uno de los grupos más propensos a padecer ciertas patologías en sus pies, pues con la edad se pierde capacidad motora y por tanto, destreza a la hora de caminar.

Lo que comienzan siendo pequeños problemas en nuestra vida temprana acaban por convertirse en un sinfín de complicaciones en la última etapa de nuestra vida. Por esta razón, los profesionales de la Podología recomiendan asistir a un especialista para prevenir en términos de salud. Sobre todo, para asegurar nuestra movilidad y equilibrio a pesar de los años. De este modo, un correcto mantenimiento, a la larga, favorecerá el desarrollo de nuestro cuerpo asegurando su bienestar gracias a un diagnóstico precoz y tratamiento adecuado, lo que mejora nuestra calidad de vida.

Durante esta etapa de la vida cuidar los pies es indispensable para mantener el bienestar, pues, inevitablemente, es un punto propenso a presentar manifestaciones negativas a consecuencia de la edad. Es decir, el pie del anciano es de por sí un pie en riesgo. Por ello, para reducir el riesgo de aparición de posibles patologías y problemas a esta edad es necesario llevar a cabo un ejercicio continuo de mantenimiento desde edades tempranas, que empieza por seguir las siguientes recomendaciones:

  • Elegir un calzado adecuado es una de las cuestiones más transcendentales a tener en cuenta a lo largo de nuestra vida. En la tercera edad, en concreto, lo más convenientes son unos zapatos lo suficientemente flexibles, que ejerzan a modo de buen soporte y permitan una pisada cómoda. A estas edades los pies tienden a hincharse, por lo tanto, los materiales elásticos que no aprieten los pies van a ser la mejor elección, y siempre naturales.
  • Mantener una rutina de higiene es otro de los aspectos que más se tienen que considerar en el cuidado de los pies. En el caso de edades avanzadas, existe una mayor probabilidad de formación de hongos. Por ello, después de cada lavado es muy importante llevar a cabo un secado adecuado, incidiendo, sobre todo, en las hendiduras que se encuentran entre los dedos de los pies, para evitar la maceración.
  • Uno de los problemas más frecuentes, son las uñas encarnadas. Por este motivo, debemos prestar siempre atención a la hora de cortarlas a lo largo de toda nuestra vida. Lo correcto es hacerlo en forma recta, para evitar malformaciones y dificultades al caminar. En el caso de que ya se padezca de uñas encarnadas, por uno u otros motivos, lo ideal es ponernos en manos de un especialista.
  • Otro de los problemas más frecuentes de la edad es una mala circulación que afecta a nuestras extremidades inferiores. Por ello, se deberán evitar todos aquellos calcetines o medias que obstaculicen la circulación, pues van a favorecer la aparición de varices. Así que, lo más recomendable es utilizar calcetines de algodón siempre, ya que es un material natural que permite la correcta transpiración del pie.

Como ya hemos visto, cuando hemos alcanzado cierta edad se ven afectados la movilidad y el equilibrio. De modo que, conservar nuestro aparato locomotor es sinónimo de potenciar el movimiento y para ello, debemos considerar como imprescindible la salud de nuestros pies y de nuestras piernas. Para ello, es muy importante contar con la asistencia de profesionales de la Podología de forma periódica, con el fin de evitar en la medida de lo posible la atrofia muscular y el desgaste de las articulaciones, propios de la edad. En la consulta de podología se tratará cualquier problema de los pies o relacionado con ellos y, en ocasiones, se podrán prescribir plantillas podológicas para mejorar en cuanto al equilibrio y la estabilidad.

Por otro lado, la mala circulación sanguínea y la retención de líquidos son las principales causas de que a los mayores se les hinchen los pies. Esto viene dado por la insuficiencia venosa que se suele padecer a esta edad, y por lo que, la sangre circula de manera más paulatina e impide que llegue a las extremidades inferiores con facilidad.

En definitiva, no es recomendable mirar a otro lado en lo que al cuidado de los pies respecta, y mucho menos alcanzadas ciertas edades. Es por ello, que se aconseja el correcto mantenimiento a lo largo de toda la vida, para velar por nuestra salud y reducir el riesgo a padecer problemas más graves según avance nuestra edad.

Descubre: ¡Cuídate! 20 consejos saludables para vivir más y mejor

Consejos saludables para vivir más y mejor © iStock

Y además:
¿Sabes por qué es necesario acudir al podólogo?
5 consejos para tener unos pies sanos
¿Qué requisitos debería cumplir nuestro calzado diario?

por Elvira Sáez

Puede interesarte