Inicio / En forma / Salud

Listeriosis: los alimentos con los que debes tener especial cuidado

Video por Carla Dominguez Creado en 29 de agosto de 2019

Tras conocerse la noticia de un brote de listeria en Andalucía en el que ya se han visto afectadas más de 200 personas debido a una contaminación en la carne de la marca ‘’La Mechá’’, proporcionada por la empresa sevillana Margrudis S.L, resolvemos todas las dudas sobre el origen, los síntomas y los alimentos en los que podemos encontrar esta bacteria.

por Isabel Gallardo

Más de 200 personas ya se han visto afectadas por esta peligrosa bacteria -el mayor brote que se ha registrado nunca en España- que ha llegado a causar la muerte de tres personas y que todavía mantiene al país en alerta sanitaria. 77 personas se encuentran todavía ingresadas, de las cuales 28 de ellas son mujeres embarazadas y, aunque por primera vez desde que el Gobierno andaluz hiciese pública la noticia, llevamos 24 horas sin nuevos casos de contagio, el peligro está todavía muy presente después de conocerse que la empresa que proporcionaba la carne siguió vendiendo otros productos sin avisar a la Junta de Andalucía de que podrían estar contaminados.

Cómo era de esperar y según varias fuentes oficiales, Jesús Aguirre, consejero de Salud y Familias de Andalucía ya ha anunciado que la Junta de Andalucía ha interpuesto a la empresa Magrudis una denuncia ante la Fiscalía alegando ‘’la falta de información’’. De momento, solo queda esperar a ver cómo evolucionan los casi 80 casos registrados, mientras tomamos conciencia de la importancia de la enfermedad conociendo un poco más sobre ella.

¿Qué es la listeriosis?

La listeriosis es una enfermedad causada por la bacteria Listeria Monocytogenes, una de las más temidas en la industria alimentaria ya que infecta al ser humano a través de productos contaminados. Se trata de una infección muy poco frecuente y aunque suele ser asintomática o aparecer con muestras de gastroenteritis o fiebre alta, hay varios grupos de riesgo en la sociedad que pueden enfrentarse a problemas de salud mayores si se contagian, como las embarazadas, los bebés, las personas de avanzada edad o aquellas cuyo sistema inmunitario es más débil.

Síntomas de la listeriosis

Los síntomas suelen aparecer dos o tres semanas después de haberse producido la infección y se hacen visibles a través de fiebre, vómitos o diarrea, debilidad y dolor muscular, rigidez en el cuello e incluso confusión e inestabilidad. También es importante destacar que esta enfermedad no se trasmite de una persona a otra, solo podemos contagiarnos a través de comida contaminada o por la bacteria en cuestión (esto no es aplicable a las mujeres embarazadas ya que este grupo sí puede trasmitir la infección a sus hijos antes de que nazcan).

El tratamiento de la listeriosis

Los niños, adolescentes y adultos que gozan de buena salud no suelen necesitar ningún tipo de tratamiento específico ya que los síntomas suelen remitir a las pocas semanas. No obstante, las mujeres embarazadas, los ancianos y los recién nacidos sí deben acudir rápidamente al hospital para ser tratados durante más o menos 10 días con antibióticos administrados mediante vía intravenosa (el tiempo de duración del tratamiento varía en función de la capacidad del cuerpo para superar la enfermedad).

Consejos para prevenir la listeriosis

Aunque el brote de listeriosis surgido en Andalucía parece imparable, siempre podemos seguir estos consejos para protegernos contra la bacteria y reducir las probabilidades de sufrir una infección.

  1. Cocine siempre los alimentos, especialmente la carne y los huevos.
  2. Lave muy bien las frutas, verduras y hortalizas.
  3. Evite los alimentos con leche no pasteurizada.
  4. Beba solamente leche pasteurizada.
  5. Lávese las manos antes de cocinar y por supuesto, mantenga en perfecto estado los cubiertos y utensilios de cocina.

¿Qué alimentos debemos evitar?

Determinar exactamente en qué alimentos se encuentra la bacteria es complicado, pero podemos evitar ciertos productos que tienen mayor facilidad de contagio:

  • Quesos frescos: los quesos blandos como el feta, el camembert o el azul son algunos de los lácteos que pueden contaminarse de listeria
  • Verduras: los vegetales son otros de los alimentos donde puede proliferar este microorganismo, por eso es tan importante lavar muy bien las verduras (bajo el agua o con lejía alimentaria). De esta forma, podrás eliminar mucho mejor la bacteria de los vegetales; igualmente, se recomienda cocinarlo todo siempre que se pueda para disminuir aún más el riesgo de contagio.
  • Melón: es uno de los alimentos más peligrosos ya que la contaminación suele estar en la piel y puede trasladarse rápidamente a la zona del cubierto. Lo ideal es lavarlo muy bien e incluso, puedes dejarlo sumergido en lejía para alimentos durante 5 minutos. Lo más recomendable es comérselo nada más cortarlo y refrigerarlo justo después.
  • Pescados y mariscos: sobre todo hablamos de los pescados en conserva, como los ahumados, bacalao, trucha, atún o caballa.
  • Salchichas, patés y fiambres: Mucho cuidado con el líquido que tienen en su interior, nunca debe entrar en contacto con otros cubiertos o materiales de la cocina.