Inicio / En forma / Ejercicios / Cuidados talasoterapéuticos

En forma

Cuidados talasoterapéuticos

Elena Bonet
por Elena Bonet Publicado en 4 de diciembre de 2009

¿Necesitas un descanso, recuperar energías, cargar pilas? La talasoterapia, revitalizante y tónica, puede serte de gran ayuda. Déjate seducir por una cura saludable y relajante.

Talasoterapia, una denominación controlada
La talasoterapia se sirve de los elementos del medio marino. Cualquier centro especializado en esta terapia debe responder a los siguientes criterios:
-Ubicación privilegiada. Los institutos deben estar situados cerca de la costa, alejados de cualquier entorno industrial. En España encontramos centros de este tipo tanto en la costa catalana, como en la vasca, en la gallega o en la andaluza.
-Agua llena de vitalidad. El agua del mar no sólo contiene minerales y oligoelementos, sino que también lleva plancton, animal y vegetal. Caliente, transmite al organismo todos sus beneficios.
-Las algas. Las algas son auténticos concentrados de elementos minerales: iodo, calcio, fósforo, potasio, magnesio, cobre, etc. Y vitaminas, aminoácidos, clorofila, etc. Recogidas en lugares no contaminados, se deshidratan y se presentan en forma de polvo conservando todas sus propiedades. Antes de utilizarlas se mezclan con agua de mar y se calientan hasta alcanzar los 40° C. A continuación ya se pueden aplicar a nivel local o como envoltura corporal completa, según la necesidad de cada uno.
-El clima marino. Este clima está tan bien reputado por su pureza, que se ha podido llegar a medir. A esta pureza se le añade otro fenómeno: en la superficie del mar revientan bolas de aire que contienen gotitas de aire propulsadas por el viento. Éstas crean aerosoles naturales que penetran hasta los alvéolos pulmonares y combaten las bacterias. El aire marino se carga de iones negativos que resultan ser sedativos y grandes aliviadores del estrés.

El desarrollo de una cura
No importa de qué tipo sea la cura, todo tratamiento de talasoterapia debe desarrollarse según un protocolo preciso:
-La consulta con el médico. A primera hora del día para poder establecer un programa y reducir las eventuales contraindicaciones de ciertos cuidados.
-Los cuidados. La media es de cuatro tratamientos al día, dividiendo la jornada, alternando por la mañana y después de comer. El primer día te harán una planificación personalizada donde se indican los horarios y las cabinas.
-El uniforme. El primer día se te entregará un peine y un gorro. Deberás llevar sandalias obligatoriamente para moverte por el recinto. Los tratamientos los realizarás desnuda o con bañador.
-Los espacios bienestar. Podrás disfrutar también de piscina, baño turco, jacuzzi, zona de té, sala de gimnasio, etc.

Cuidados básicos
Para luchar contra la invasión de los spa, los centros de talasoterapia ofrecen cada vez con más frecuencia masajes, tratamientos estéticos, rituales de bienestar, tratamientos adelgazantes y de belleza, etc. A pesar de esta nueva tendencia, la base de cualquier cura se centra en cuidados tradicionales, siempre presentes en la programación de estos centros:
-El hidromasaje. Tiene lugar en una bañera individual, con agua a unos 34° C con aceites esenciales, algas o sales perfumadas. Chorros submarinos masajean el cuerpo para relajarlo o tonificarlo, según el programa que elijas.
-La ducha de chorros. De pie, en una cabina, te convertirás en el blanco del hidroterapeuta encargado de proyectar sobre tu cuerpo un chorro de agua de mar, alternando presiones y temperaturas diferentes.
-La envoltura de algas. Tu cuerpo se cubre de una pasta de algas, se envuelve en un plástico transparente y encima se le añade una tercera capa caliente para facilitar la penetración de los activos en la epidermis.
-La ducha submarina. En una bañera individual o en una piscina, el hidroterapeuta te rociará con un potente chorro de agua que pasará por todas las partes de tu cuerpo. Es una alternativa menos violenta a la ducha de chorros ya que se practica debajo del agua.
-La ducha de afusión. Estirada sobre una cama situada debajo de una línea de chorros de agua de mar que se alternan y se cruzan, te ducharás de los pies a la cabeza y por ambos lados.

Una gran variedad de cuidados
En una época en la que la demanda en materia de bienestar nunca ha sido tan intensa, la talasoterapia se ve enormemente beneficiada. El resultado: los centros innovan constantemente y ofrecen cada vez más servicios más específicos. A los tratamientos clásicos para volver a estar en forma, contra piernas pesadas, antiestrés, de adelgazamiento, posparto o especiales para la espalda se añaden otros más específicos, por ejemplo, para dejar de fumar, eliminar la celulitis, reanudar alguna actividad física, conciliar el sueño, luchar contra los efectos de la menopausia, etc. Para satisfacer la demanda, los centros también proponen jornadas para reponerse en un abrir y cerrar de ojos. ¡Hay tantas y diferentes propuestas que resulta imposible no encontrar la adecuada!


Consulta también:

La importancia del agua
El masaje oriental
Hacer una cura termal

Y no te pierdas nuestro artículo:
Curas desintoxicantes ¿Valen la pena?

por Elena Bonet

Puede interesarte