Inicio / En forma / Dietas

En forma

¿Es posible adelgazar en una semana? Trucos para hacerlo y no morir en el intento

por Noelia Murillo Creado en 23 de abril de 2020
74 compartidos
¿Es posible adelgazar en una semana? Trucos para hacerlo y no morir en el intento© GettyImages

No existen las dietas milagro, de eso puedes estar segura. Cada cuerpo funciona y reacciona de una manera diferente a los estímulo y existen muchos factores que no están en tus manos y que sí te pueden afectar independientemente de la talla que uses y a la que quieras llegar

En ocasiones, somos muy crueles con nuestro cuerpo. Lo utilizamos como si fuera una masa que se puede estirar y encoger a nuestro gusto y lo cierto es que cada vez somos más conscientes de que adelgazar no es ningún juego y que cualquier dieta que escojas siempre debe ir acompañada de "complementos" como el ejercicio físico y estar en forma.

Es en este momento en el que es necesario mencionar las denominadas "dietas milagro", aquellas que te pueden servir de gran ayuda en un momento determinado y con las que puedes adelgazar y perder varios kilos de un tirón. Pero ojo, que "todo lo que sube, baja" y por eso debes tener los ojos puestos en un futuro, ya que estas quemas masivas de calorías se pueden convertir en un enorme inconveniente a largo plazo.

Video por Norma Varela

Lo ideal es ponerse objetivos a largo plazo para poder adelgazar de manera sana y saludable, con un menú en el que no falten frutas (lo ideal es una pieza de fruta al día, como un plátano o una manzana), verduras (espinacas, acelgas, coliflor, alcachofas, judías verdes...), productos lácteos como leche y yogures, pollo (es bajo en grasa y se puede preparar a la plancha para evitar el aceite) y, en definitiva, alimentos bajos en calorías. Si quieres, acompáñalo por pan integral en el caso de que sea indispensable en tus comidas, aunque lo ideal es que en la cena lo omitas.

¿Es posible perder varios kilos en una semana?

A pesar de que tanto médicos como especialistas no recomiendan someter al cuerpo a una dieta tan estricta y sacrificarlo de esa manera, no deja de ser verdad que siguiendo unas pautas para comer y cenar de manera correcta puede que tengas la oportunidad de perder algo peso en una semana y huir del efecto rebote que te puede ocurrir tras dietas de dudable efectividad.

De este modo, podemos dar una respuesta afirmativa a la pregunta: SÍ, puedes adelgazar (algo) en una semana, siempre y cuando no te pongas objetivos imposibles y sepas qué alimentos escoger tanto para la comida y para la cena, puesto que si buscas perder kilos muy rápidamente lo harás a costa de perder músculo y, con toda seguridad, los kilos que vayas cogiendo despues sean de pero calidad (esto es, fundamentalmente grasa) e, incluso, superes el peso que ya tenías antes de proponerte bajar esos kilos.

Descubre: Recomendaciones para bajar de peso: 50 consejos para dietas
50 consejos para que tu dieta funcione © iStock

Así que, ten mucho cuidado y ve con cautela, siempre pensando en como debe ser tu alimentacion de aquí en adelante (no sirve de nada comer bien una semana si a la siguiente te hinchas a comer alimentos con un alto contenido en grasa, menos proteínas y mas calorías. Para ello, te proponemos que sigas estos consejos:

Partimos de la premisa de que cada uno tiene sus propias dificultades para adelgazar en una semana, pero es fundamental que no pienses más en las dietas milagro: puedes hacer una comida saludable y normal sin tener que acudir a alimentos como la piña o a la del pollo y el atún. Pero debes tener en mente que tienes que quemar todo lo que te metas al cuerpo, de modo que llegues a quemas mas calorías de las que consumes.

Para ello, fija unos objetivos para cuando termine la semana. Por ejemplo, puedes perder 500 calorías diarias mas las que consumes y mentalízate en que todo lo que te vayas a comer debe centrarse en una alimentación saludable que vermos a continuación. Eso y unos ejercicios para mantener la forma que realices todos los días y verás como tu peso va descendiendo.

También debes tener en cuenta que es importante que te peses todos los dias en ayunas, justo al levantarte, para saber si realmente estás bajando de peso. Así que, si no tienes una báscula (preferiblemente digital, porque es mas concreta), ¡ya estás tardando en hacerte con una!

Por las mañanas...

Sabemos que el despertador a veces se convierte en una auténtica pesadilla por la manaña, pero debes saber que el refrán de "a quien madruga, Dios le ayuda" tambien le puede funcionar a cualquier persona atea. Levantarte mucho antes de la hora a la que suele hacerlo los fines de semana (por ejemplo, a las 9 horas) te ayuda a activar tu cuerpo antes que si abrieras le ojo a las 11 o 12 de la mañana.

Así, además de aprovechar la mañana para hacer ejercicio tanto en casa como en la calle, podrás desayunar tranquilamente sin que se junte con la comida. Como bien sabes, se suele decir que el desayuno es la comida más importante del día y que por nada del mundo debes saltártelo. Esto se debe a que con él se activa tu metabolismo y, con ello, la quema de grasa.

De este modo, si lo que buscas es adelgazar de manera saludable, busca alimentos que contengan proteínas y carbohidratos saludables para saciarte por más tiempo y evitar picar entre horas. Así que, no deben faltar en tus dietas cereales y alimentos con fibra, una lista en la que no pueden faltar las frutas (lo ideal es comer dos al día, una pieza por la mañana y otra por la tarde).

Con ello, bebe un vaso de leche fresca o una taza de café. Si no te gusta solo y lo prefieres con leche, evita beber entera, puesto ya que es la que mas engorda porque al cuerpo le cuesta mas digerirla. Ocurre lo mismo con la leche desnatada, aunque es mejor opción que la anterior si te gusta el sabor. Si no, opta entonces por leche de almendra, de avena o de soja. Todas ellas son ricas en fibra, proteínas y calcio, de modo que pueden servirte como complemento ideal para tu café.

Newsletter

A la hora de comer...

Uno de los falsos mitos de las dietas exprés es que hay que pasar hambre para perder peso. Craso error, porque, de este modo, comerás con más ansia y no veras el fin de la comida o de la cena. Si estás satisfecha y te sacias con cada comida, evitarás caer en la tentación de comerte unas patatas a media manana, que puedes intercambiar fácilmente por una pieza de fruta, como un plátano (cuidado si sufres problemas de estreñimiento), una manzana, una naranja o unas fresas, por ejemplo.

En esta ocasión, es fundamental que prepares platos elaborados con productos saciantes para evitar el picoteo de "la hora de la merienda". Por ejemplo, la patata cocida, legumbres, arroz integral, pollo asado, pescados magros (por ejemplo, atún, salmón o anguila a la plancha), huevos (siempre cocidos o en tortilla, ¡nunca fritos!), o verduras (los espárragos son diuréticos naturales, asi que si los comes tendrás doble beneficio).

Gazpachos, cremas de calabacín o calabaza, pistos, pechugas de pavo o de pollo (la carne de ave tiene un bajo contenido en grasas) tambien pueden ser muy buenas opciones. En cualquier caso, es esencial que cocines siempre con aceite de oliva, el oro líquido de nuestra dieta mediteránea que no puede faltar en tu cocina. Al contrario que otros aceites, como el de soja o el de palma, el de oliva es más sano es el complemento básico de tus platos si quieres adelgazar.

¿Para beber? Deja de lado las bebidas carbonatadas y la cerveza y opta por un vasito de vino o, directamente, agua. Es fundamental para estar hidratada. No tiene calorías, de modo que ni engorda ni adelgaza, ¿qué mejor para seguir adelante con nuestra dieta día a día que una bebida neutra?

A la hora de cenar...

Es fundamental que optes por una cena ligera y que no sea pesada para que después puedas conciliar bien el sueño. Ten en cuenta que, despues de ésta, te vas a relajar en el sillón hasta el punto de que incluso te quedes dormida, por lo que el cuerpo no tendrá la oportunidad de quemar el exceso de grasa.

Pues bien, aunque nos parezca que el resto de Europa cena demasiado pronto, a las 19 horas, lo cierto es que nuestros hábitos al final del día son muy poco saludables, ya que solapamos la ingesta con el sueño. Por tanto, no es tan mala idea cenar pronto y bien, ya que tu sueño dependerá en gran medida de lo que te hayas comido.

Pescados a la plancha (como salmón, lubina, merluza), pollo cocinado de igual forma y ensalada de tomate con caballa son algunos de los platos más apropiados para hacer una buena digestión nocturna. Una crema de verduras, purés, caldos, fiambres magros (como pechuga de pavo, jamón cocido, lacón, lomo embuchado o jamón serrano) o conservas (anchoas, sardinillas) pueden ayudarte a salir del paso y además te aportan las proteínas que necesita tu cuerpo y que te ayudarán a bajar de peso.

Una vez hayas terminado, es importante que no te vayas directamente a la cama, para que tu cuerpo no quede en reposo total durante la digestión. Prueba a ver una película o a leer y calcula que, desde que te acuestas, deberían pasar alrededor de 8 horas (ni más ni menos), ya que un plácido descanso es fundamental para el resto de tu dieta.

YouTube 

El ejercicio... ¿cuándo y cómo?

Cuando y donde quieras. Lo ideal es que emplees, al menos, 30 minutos de tu tiempo al ejercicio para ver cómo tus esfuerzos empleados en torno a la alimentacion se vean complementados con la actividad física. Para ello, si no estás muy habituada al ejercicio, puedes comenzar caminando, haciendo marcha deportiva, running, bicicleta e, incluso, zumba, que además de divertido, es muy sano.

Una vez ya hayas pasado por un período de adaptación semana tras semana, tu cuerpo te pedirá más. De esta forma, tienes la oportunidad aumentar el nivel y la intensidad del ejercicio físico, optando por otras modalidades deportivas, como pilates, spinning o los HIIT (High Intenisty Interval Training).

Estos ejercicios se caracterizan por alternar momentos de trabajo intenso con otros menos fuertes y son muy recomendados para quemar grasa, fortalecer la masa muscular, mejorar la resistencia, aumentar y acelerar el metabolismo y omptimizar los niveles de hormonas, así como trabajar fibras musculares concretas que no se ejercitan tanto en otras actividades similares.

Síguenos en Facebook  
Noelia Murillo
Noelia es redactora de enfemenino, un medio con el que ha experimentado por primera vez la escritura de artículos relacionados con la maternidad, la salud y la belleza. Se graduó …
74 compartidos