Inicio / Belleza / Cabello / Soluciones de raíz: mejorando tu cuero cabelludo

Belleza

Soluciones de raíz: mejorando tu cuero cabelludo

por Patricia Álvarez Creado en 27 de junio de 2019

Seguro que en más de una ocasión has oído hablar sobre la importancia de un buen cuidado del cuero cabelludo para conseguir una melena bonita, con cuerpo y sana pero, ¿sabes realmente hasta qué punto los problemas del cuero cabelludo influyen en la salud de nuestro pelo? ¿Sabrías reconocer los síntomas que indican que algo no va bien para ponerle solución?

A pesar de que la piel del cuero cabelludo está protegida por el pelo, esta zona es bastante sensible y la aparición de diferentes irritaciones es más común de lo que nos gustaría. Además, es una zona a la que no solemos prestar la atención que se merece hasta que comenzamos a notar las molestias derivadas de cualquier problema, como picores, caspa o descamación.

Sin embargo, utilizando los productos y rutinas de cuidado adecuadas, estos problemas no suelen ser difíciles de tratar, aunque es importante que seamos conscientes de que cuando se producen este tipo de molestias el profesional al que debemos acudir es el dermatólogo, y no el peluquero.

Antes de contarte qué cuidados necesita tu cuero cabelludo para estar sano y fuerte y que eso se refleje en tu melena, te dejamos con una serie de ideas de peinados para ir a la oficina presumiendo de pelazo.

Descubre: Working girl: peinados chic para ir a la oficina
Peinados para ir a trabajar © Pinterest

¿Qué cuidados necesita?

Tanto si tienes el cuero cabelludo dañado como si no, un buen cuidado de la zona te asegurará mejorar los problemas existentes y prevenir los futuros.

Por supuesto, una buena limpieza es imprescindible, pero además existen otros muchos remedios que te ayudarán a conseguir un cuero cabelludo sano y fuerte. Algo tan sencillo como una exfoliación puntual, utilizar un cepillo de cerdas naturales (consigue aquí un peine para el pelo con cerdas naturales por 10,39€) o un masaje oxigenante transformarán tu cuero cabelludo, dejando respirar a los folículos pilosos y por lo tanto, mejorando la producción de cabello y aumentando la masa capilar.

Además, la alimentación influye también en el estado de nuestro cuero cabelludo, por lo que, en la medida de lo posible, debemos evitar las dietas muy restrictivas, ya que éstas pueden privar a los folículos pilosos de los nutrientes necesarios. Alimentos como el salmón, rico en proteínas y omega 3, o las espinacas, con un alto contenido en vitaminas del grupo B, serán dos indispensables en el camino hacia un cuero cabelludo sano.

Limpieza

La limpieza es un paso muy importante en el ritual de cuidado del cuero cabelludo ya que, como el resto de la piel de nuestro cuerpo, también le afectan las agresiones externas, como la contaminación y los rayos solares, y la producción de sebo.

Al igual que ocurre con la piel del rostro, una mala limpieza provoca que los poros se obstruyan y el cuero cabelludo no respire, pero con la diferencia de que aquí las consecuencias no se limitan a la aparición de puntos negros, sino que supone que el cabello se debilite o incluso se caiga.

Los productos adecuados para una correcta limpieza dependerán de las necesidades de cada una, y siempre deberemos acudir a un profesional para que los recomiende un cuidado específico si tenemos algún problema de descamación o caspa en el cuero cabelludo.

A la hora de secarse el pelo, es importante mantener el secador a una distancia prudencial, para evitar las altas temperaturas, que tienden a resecar e irritar demasiado la zona.

Exfoliación, ¿es realmente necesaria?

Antes hemos comparado la piel del cuero cabelludo con la del resto del cuerpo, resaltando la importancia de una buena limpieza. ¿Significa esto que también debemos exfoliarlo con frecuencia para eliminar las células muertas?

La piel del cuero cabelludo es especialmente delicada y no se dan en ella las mismas características que en el resto del cuerpo. Una de las principales diferencias es el número de glándulas sebáceas y su actividad, mucho mayor en el cuero cabelludo, por lo que si se reseca demasiado la zona, se puede producir el efecto rebote, produciendo aún más grasa.
Si buscas un exfoliante del cuero cabelludo, te recomendamos el exfoliante de Natura Siberica por 5,95€.
Además, en esta zona la renovación celular es más rápida y la vascularización más intensa, por lo que si exponemos el cuero cabelludo a una exfoliación excesiva, se puede alterar la barrera hidrolipídica de la piel, produciendo irritaciones, picores, descamaciones e incluso caspa.

Entonces, ¿cuando es necesario realizar una exfoliación del cuero cabelludo? Solo en casos de descamaciones o caspa abundantes y en cueros cabelludos muy grasos.

La razón es muy sencilla. En estos casos, el exceso de sebo puede producir una acumulación extraordinaria de humedad y residuos, formando una película que obstruye los poros de la piel y "asfixia" el cabello.

Masaje para mejorar la densidad capilar

El momento del lavado del cabello puede ser un momento muy bueno para realizarnos un masaje en el cuero cabelludo con las yemas de los dedos en forma circular y ejerciendo una ligera presión. Esto ayudará a que en la zona masajeada se oxigene y se active, favoreciendo la absorción de los productos que le apliquemos.
Sin embargo, nos parece super top este cepillo especial para masajear el cuero cabelludo en la ducha y con vibración (5,95€).

Sin embargo, si además queremos aprovechar este pequeño masaje para fortalecer el cabello y mejorar su densidad, te recomendamos que optes por un cuidado natural con aceite de romero.

El romero, aplicado directamente sobre el cuero cabelludo, ayuda a fortalecer el cabello y a mejorar su densidad, ya que al estimular los folículos pilosos, aumentamos el riego sanguíneo en la zona, frenando la caída del cabello y haciendo que nazca más fuerte y más abundante.
¡Nuestro favorito es el aceite de romero 100% puro y vegano de Naissance (13,99€).

Este remedio se puede usar todo el año, pero es especialmente recomendable para la primavera y el otoño, momentos en los cuales la caída del pelo es mayor.

Cuidados específicos: cuero cabelludo graso, seco o sensible

Al igual que ocurre con la piel de rostro y cuerpo, el cuero cabelludo puede ser seco, graso o sensible. En estos casos, es necesario un cuidado específico para ayudarnos a normalizar la situación.

  • Cuero cabelludo graso

Si tu problema es el exceso de sebo, prueba a añadir 3 o 4 gotas de aceite esencial de naranja, lavanda o salvia a tu champú. Gracias a sus propiedades astringentes y antisépticas te permitirán mantener a raya la grasa sin resecar demasiado el cuero cabelludo.
Nuestro favorito; el champú natural de arbol del té de Faith in Nature especial para cabellos grasos (7,88€).

  • Cuero cabelludo seco

El cuero cabelludo seco es más propenso a la formación de caspa, ya que debido a esta sequedad, se irrita y empieza a producir más células de lo normal, que se agrupan dando lugar a la caspa. Si tu cuero cabelludo tiende a estar seco, sólo has de lavártelo cuando sea realmente necesario, utilizando productos sin sulfatos ni parabenos, y evitando siempre que se pueda secadores, planchas y tenacillas.
Nuestro favorito: el champú de azúcar moreno para cabellos secos de Urtekram (6,99€).

  • Cuero cabelludo sensible

Si tu cuero cabelludo es más sensible de lo habitual y sufres con frecuencia irritaciones, un buen remedio es aplicar, mediante un ligero masaje, unas gotas de aceite de árbol de té y dejar actuar unos minutos. Este aceite es un antiséptico que ayuda a reducir la sensibilidad del cuero cabelludo.
Nuestro favorito: el champú anticaspa especial para cueros cabelludos sensibles de Natura Siberica (7,99€).



Y además:
Adiós al cabello débil: ritual imprescindible para una melena de cine
Todo lo que necesitas saber sobre la caída del cabello

por Patricia Álvarez