Inicio / En forma / Salud

En forma

6 remedios caseros para acabar con la congestión nasal de forma natural

por Blanca Nieto Creado en 12 de mayo de 2020
6 remedios caseros para acabar con la congestión nasal de forma natural© iStock

La congestión nasal es un síntoma muy común de alergias y resfriados y, aunque no presenta gravedad, es extremadamente molesto. Te damos 6 remedios caseros para decir adiós a la congestión que harán que vuelvas a respirar libremente y son mucho más suaves que el spray nasal.

La primavera ha llegado con más fuerza que nunca y los síntomas de la alergia marcan nuestro día a día. Uno de los más comunes (y molestos) es la congestión nasal que nos impide respirar con normalidad y es especialmente molesto por la noche. La congestión es también un síntoma muy común de otras afecciones como el resfriado o la gripe.

Normalmente, recurrimos a los sprays nasales para combatir este síntoma, sin embargo, existen otros remedios para acabar con las molestias que provoca tener la nariz taponada y que son más naturales y suaves. Te contamos cuáles son los más efectivos.

¿Cuáles son las causas de la congestión nasal?

Además del resfriado, otras causas podrían estar detrás de la congestión nasal. Entre ellas destacan las alergias al polvo, al pelo de animales o al polen estacional, en estos caso, los síntomas vienen provocados por la llamada rinitis alérgica. Otras razones para el aumento de la formación de mocos en las vías respiratorias pueden ser el humo, el polvo, el aire seco y otros irrtantes.

Además, el uso excesivo y regular de los sprays nasales también puede provocar un taponamiento permanente de la nariz. Por lo tanto, no se debe abusar de estos productos y debemos usarlos durante un máximo de 7 a 10 días.

Para sustituir a los sprays nasales existen otros remedios caseros que pueden combatir eficazmente la congestión nasal, estos son los 6 más efectivos.

1. Vapor de agua para despejar las vías respiratorias

Inhalar vapor de agua es uno de los remedios caseros más conocidos y tradicionales para combatir la congestión nasal. El vapor ayuda a deshacer la muscosidad y a humedecer la muscosa nasal para una mayor comodidad. Cuando se mezcla con sal o aceites esenciales como el eucalipto, el tomillo, el anís o la menta, la inhalación tiene un mayor efecto contra las molestias provocadas por la congestión. Puedes comprar aceite esencial de eucalipto aquí.

Para inhalar vapor de agua, tan solo tienes que llenar una olla o un tazón con agua caliente, inclinarte sobre el líquido humeante y con una toalla sobre tu cabeza y respirar. Debes tener cuidado, ya que existe riesgo de quemarse. Este método también puede hacer que te lloren los ojos debido al calor.

Una opción más segura que inhalar vapor con una olla es hacerlo con un accesorio de inhalación. De esta manera solo cubrirás la nariz y la boca, de forma que el vapor llegue solo a las vías respiratorias, sin afectar a los ojos. Además, no hay riesgo de quemaduras con este método. Al igual que en la versión clásica con olla y toalla, el aparato se llena con agua caliente, se añade el aditivo deseado, por ejemplo sal o aceites esenciales, se cierra el recipiente y se inahala el vapor de agua a través de la mascarilla. Puedes comprar tu inhalador en farmacias o en tiendas online (ver aquí).

Solución salina para la nariz taponada: para una solución salina para inhalar, disuelve 1 gramo de sal de mesa en 100ml de agua caliente. La inhalación con agua salada es más suave que en los aceites esenciales.

Importante: los asmáticos y los niños nunca deben inhalar agua con aceites esenciales, ya que estos pueden agravar los problemas respiratorios.

2. Lavado nasal contra la nariz taponada

El lavado nasal con agua salada también puede ayudar a despejar la nariz. De esta forma, los patógenos e incluso el polen son expulsados, mejorando notablemente la respiración.

Es muy sencillo: usa un spray con agua de mar, inclina la cabeza hacia los lados y pulsa para que el líquido salga hacia tus fosas nasales, arrastrando el exceso de moco y permitiéndote respirar de nuevo. Puedes comprar sprays nasales con agua de mar en Promofarma.

3. Hidrátate bien cuando estés congestionado

Además de estos remedios caseros, beber más agua de lo habitual es muy importante si tienes congestión nasal. Si el cuerpo tiene suficiente agua, podrá licuar con mayor efectividad las mucosas. Las infusiones pueden potenciar este efecto, por ejemplo, el té de menta tiene un efecto expectorante debido a su contenido en mentol (puedes comprar té de menta puro aquí). Otras infusiones de hierbas también son remedios caseros que te hidratarán a la vez que alivian la congestión nasal.

4. Vitamina C para los resfriados

Si tomamos suficiente vitamina C podemos prevenir la aparición de resfriados, ya que esta vitamina puede fortalecer nuestro sistema inmune. Aunque no está científicamente claro si los alimentos o los suplementos con vitamina C acortan la duración de la enfermedad o la previenen, alimentos como el zumo de limón pueden mejorar algunos de sus síntomas.

5. Cebolla y ajo conta la congestión nasal

Puede sonar extraño, pero estos ingredientes tan comunes en nuestra dieta son un remedio excepcional para aliviar la congestión nasal. Partir una cebolla por la mitad y dejarla sobre la mesa de noche puede convertir una noche sin dormir en una de sueño profundo, ya que los vapores que emite esta hortaliza son capaces de abrir nuestras vías respiratorias y de diluir nuestra mucosa. El ajo fresco también puede ser util para mejorar la respiración. Si no puedes soportar el olor a ajo y cebolla, puedes poner unos trozos de algodón impregnados por aceite de menta y colocarlos en la mesilla de noche (puedes comprar aceite esencial de menta aquí).

6. Mantén la mucosa nasal húmeda

La congestión nasal puede deberse también a respirar en un ambiente cálido, seco o con humo. Humedecer la mucosa nasal puede ayudar a contrarrestar este síntoma. Similar al lavado nasal con agua salada, los aerosoles nasales salinos tienen un efecto mucolítico e hidratante. El aire seco de un dormitorio puede hacerse más agradable ventilando la habitación regularmente o colgando toallas mojadas.

Un humidificador también puede aliviar una nariz congestionada e hidratar las membranas mucosas. Añadiendo unas gotas de aceites esenciales como menta, eucalipto o tomillo pueden potenciar el efecto de un huidifcador, mejorando notablemente tu respiración sobre todo en procesos catarrales o gripales. Puedes comprar un difusor de aceites esenciales aquí.

Descubre: ¡Cuídate! 20 consejos saludables para vivir más y mejor
Consejos saludables para vivir más y mejor © iStock