Inicio / Psico / Consejos / Permarexia o el problema de la dieta de nunca acabar

Psico

Permarexia o el problema de la dieta de nunca acabar

por Elvira Sáez Creado en 25 de septiembre de 2019
Permarexia o el problema de la dieta de nunca acabar© Unsplash

La permarexia u obsesión por el peso es un trastorno aún muy desconocido. Te contamos un poco más sobre este problema de la mano de expertos.

Artículo elaborado en colaboración con Pilar Conde, directora técnica de Clínicas Origen

Seguramente habéis leído o escuchado hablar de la permarexia, un término no reconocido por las autoridades sanitarias, con el que se pretende identificar la obsesión por el peso. Quienes sufren permarexia están permanentemente a dieta. Con ayuda de Pilar Conde, directora técnica de Clínicas Origen tratamos de aportar más datos sobre este nuevo trastorno de la alimentación.

Video por Patricia Álvarez


Vivir contando calorías y/o subido a la báscula se ha convertido en algo más común de lo que sería deseable, ya que ha entrado en el terreno de las obsesiones y se relaciona con los trastornos ligados a la autoestima y a la imagen personal. La preocupación excesiva por cómo nos vemos y por como nos ven los demás se ha multiplicado exponencialmente en la última década por los miles y hasta millones de ojos potenciales que observan a través de las redes sociales.

Esta sobreexposición sitúa en una posición de vulnerabilidad a persona, ya que las dudas, los temores y los miedos al rechazo se multiplican exponencialmente según la pertenencia a distintas redes sociales y las vistas, comentarios y otras interacciones en las mismas.

En este contexto, si no nos sentimos a gusto con nuestro físico, podemos sufrir una importante merma en nuestra autoestima, que es la base de la felicidad. Se barajan aquí tres conceptos fundamentales: el de deseabilidad social, la necesidad de reconocimiento y el miedo al rechazo.


Así, la importancia de sentirnos bien con nuestra apariencia pasa a ser una exigencia para aquellos que den una importancia prioritaria al físico sobre otros aspectos del desarrollo personal, como lo académico, la familia y la pareja.

La obsesión por el peso es peligrosa y debe ser vigilada porque puede ser la antesala de trastornos alimenticios sí reconocidos y desgraciadamente de gran incidencia en jóvenes de ambos sexos. El atracón o los días de ayuno pueden dar paso a la enfermedades como la bulimia y la anorexia. Una autoestima fuerte cimentada desde la infancia es la base para hacer frente a la permarexia y a problemas similares. Asímismo, estos hábitos pueden sernos de ayuda:

  • Mantener rutinas de sueño y alimentación regulares y equilibrados.
  • Durante el día a día desarrollo de aquellas capacidades y fortalezas que
  • nos hacen sentirnos bien.
  • Potenciar actividades ya sea de ocio o de responsabilidad que me llevan a
  • sentirme bien conmigo misma.
  • Pasar tiempo con aquella familia o entorno social que nos hacen sentirnos
  • valorados por lo que somos y que nos llevan a querer seguir creciendo a nivel personal.
  • Acudir a un profesional de la psicología para que pueda valorar cómo intervenir sobre los aspectos que te preocupan . Dado que tienes que aprender nuevas herramientas que te permitirán gestionar lo que te sucede una manera saludable.

Y además:
¿Las obsesiones se hacen cargo de tu vida?
¡Que nadie pueda contigo! 4 tips para subir la autoestima
12 pequeños gestos que nos hacen la vida más feliz