Inicio / En forma / Ejercicios / 5 ideas para hacer ejercicio con niños sin salir de casa

En forma

5 ideas para hacer ejercicio con niños sin salir de casa

por Marila Barrantes Creado en 24 de marzo de 2020
5 ideas para hacer ejercicio con niños sin salir de casa© Getty

Tardes de lluvia y confinamiento obligatorio... ¿Qué podemos hacer para que nuestros hijos gasten su energía mientras se quedan en casa? ¡Te damos algunas ideas!

Cuando los fríos fines de semana se suceden semana tras semana o cuando una situación excepcional como un encierro obligatorio nos cae encima, el pánico puede invadir rápidamente incluso a los padres más creativos (especialmente a los que viven en apartamentos). Sin tener un balcón o una terraza: ¿cómo podemos conseguir que nuestros pequeños liberen energía sin que el día termine con gritos y lágrimas? Nos hemos roto los sesos y hemos hecho una lista de actividades para hacer con vuestros hijos cuando no podemos salir de casa, y esto no molestará (demasiado) a los vecinos de abajo. ¡Toma nota!

Video por Norma Varela

1. Juegos que incentivan la mobilidad

En primer lugar, recurrimos a estos muchos juegos que permiten moverse mientras se divierten, como esos juegos donde te mueves y bailas como loca al son de una canción hasta que el maestro del juego lo detiene abruptamente.

Las canciones infantiles también serán tus mejores aliadas, especialmente con los pequeños, al igual que el juego de imitar el andar de los animales (rana, lombriz, cangrejo, elefante, caballo...), seguro que traerá una tarde de risas locas.

También puedes jugar a las carreras en carretilla, especialmente si tienes varios niños, pero también saltar la cuerda y hacer puenting con los mayores, asegurándote de que te paras sobre una alfombra blanda para no hacer demasiado ruido.

2. Un curso de motricidad

Nos inspiramos en las guarderías y otros jardines de infancia para crear un camino que permita a su hijo desarrollar sus habilidades motoras mientras se divierte y gasta energía. Y no te preocupes, no hay necesidad de invertir dinero en un equipo profesional, podrás crear perfectamente un circuito divertido utilizando algunos objetos cotidianos y usando los juguetes de tu hijo.

Pon a prueba tu equilibrio en un camino formado por cojines de distintos tamaños, en una recta dibujada con cinta adhesiva grande o con un libro en la cabeza, rodando en una alfombra del suelo, saltando a través de aros, arrastrándose bajo la mesa, tirando pelotas en una palangana... Con imaginación todo es posible y, sin duda alguna, se divertirá imaginando estos juegos. Sólo asegúrate de que tu hijo lo haga descalzo o con zapatos antideslizantes, para una seguridad óptima, y por supuesto adaptarse a la edad de sus niños.

3. Deporte en casa

No importa la edad que tengan, a los niños les encantará hacer ejercicio contigo si ya estás acostumbrados a ver vídeos de gimnasia en casa. Pero para mantener su atención durante más de 5 minutos y permitirles realmente hacer ejercicio, puedes optar por contenidos especialmente adaptados a su edad, más divertidos y con menos movimientos repetitivos. Por ejemplo, te recomendamos el canal de fitness Move Your Fit, o el canal de Lucile Woodward, ambos disponibles en YouTube, que ofrecen vídeos para que padres y niños los vean juntos y puedan practicar, por ejemplo, yoga o simplemente hagan ejercicios para fortalecer sus músculos. Competidores de corazón, sus hijos, especialmente los mayores, ¡se divertirán mucho siendo más fuertes que sus padres!

Si tienes un poco de espacio, también puedes jugar al fútbol en el dormitorio con una pelota pequeña o de espuma, al voleibol con una pelota inflable, o al tenis de mesa con uno de esos kits en los que solo tienes que instalar una red en la mesa del comedor.

4. Una batalla organizada

No se trata de golpearse y terminar heridos, por supuesto, sino de liberar algo de energía mientras se divierten. Así que no dudamos en volvernos locos durante una pelea de almohadas (no demasiado dura) en la cama de los padres para tener más espacio, con cosquillas y mini placajes como bonus. Una vez más, obviamente nos adaptamos a las diferentes edades de nuestros pequeños, y si dejamos que se diviertan entre ellos, nos quedamos cerca de ellos para evitar que las cosas se salgan de control!

¿Te imaginas inventarte una búsqueda del tesoro? Solamente necesitas imaginación para crear mapas y pistas y un tesoro, ¡chocolate y golosinas! Y si además cuentas con bolsas de basura y un poco de cinta aislante para improvisar disfraces de pirata, ¡mejor que mejor! ¡Los niños se meterán fácilmente en el papel!

Otra idea: una batalla de "bolas de nieve" esta vez, usando hojas de papel arrugado (de periódico o de revistas ya usadas) para crear las bolas. Junta equipos si tienes suficiente gente e intenta golpear a tus oponentes.

5. Una fiesta improvisada y... ¡a mover el esqueleto!

¿Qué tal ir de fiesta sin motivo, sólo para desahogarse y mostrar todos los pasos de baile de su repertorio? Comparte un buen momento con tu familia organizando una fiesta sorpresa ultra VIP, con globos y otras guirnaldas y, sobre todo, ¡con una banda sonora para hacerles la competencia a los clubes nocturnos más famosos de la ciudad! Cada miembro de la familia elegirá sus canciones favoritas de antemano para componer una lista de canciones que te hará bailar hasta el final de la noche (o al menos hasta la hora del baño).

Y además...

Descubre: Las fiestas de cumpleaños más locas de los famosos
¿Que organizan los famosos cada vez que cumplen años? © Getty/iStock