Inicio / En forma / Ejercicios

En forma

¿Sabes cómo fortalecer tus pies? 5 ejercicios para conseguirlo

por Elvira Sáez Creado en 16 de mayo de 2019
¿Sabes cómo fortalecer tus pies? 5 ejercicios para conseguirlo© Getty

Mantener fuertes nuestros pies, llevar una rutina diaria de cuidados y visitar la consulta de Podología con cierta frecuencia son las claves principales para un diagnóstico precoz que asegure continuar con nuestras actividades.

Artículo elaborado por Juan Carlos Montero Arroyo Vocal de Publicidad, Comunicación y Redes de COPOMA


No hace falta tener fama de “atleta” para mostrar un ápice de interés por el bienestar de nuestros pies. Debemos tener en consideración la importancia que supone preservar unos pies fuertes y flexibles para evitar así posibles lesiones que repercutan en nuestro día a día. Además, constituyen la base de nuestra actividad diaria y son los que van a condicionar nuestro rendimiento.

Nuestros pies se encuentran aprisionados casi la totalidad del día, lo que puede acarrear que se debilite su apariencia y su cometido. Al fin y al cabo, pasamos más de la mitad de nuestra vida de pie. Por ello, sin duda alguna, el calzado convencional acaba limitando en cierto modo la estimulación de nuestros pies, los debilita y los agarrota provocando una mayor rigidez a nuestra pisada.

Por esta razón, desde COPOMA queremos daros los consejos definitivos para fortalecer los pies y eludir dolencias tales como las de las plantas de los pies o las que puedan surgir en los tobillos. Con estos ejercicios podrás mantener la musculatura y las articulaciones de esta zona del cuerpo en perfecto estado, así como ganar flexibilidad.

Video por Carla Dominguez


1. Ejercicio de rotación, para adquirir una mayor elasticidad que nos permita mejorar nuestro equilibrio. Con ayuda de una silla o de cualquier otro objeto en el que podamos sentarnos con la espalda erguida, dejaremos los pies en el aire y haremos círculos con los mismos intentando percibir que todos los huesos que conforman esta parte del cuerpo se están estirando. Haremos con lo mismo con el otro pie. Pero despacio y sin movimientos bruscos.

2. Ejercicio de extensión y flexión, para evitar que nuestros pies se carguen después de una larga jornada. En la misma posición y con ayuda de una silla, dejaremos los pies en el aire echándolos hacia delante y hacia atrás. Para comprobar que estamos haciendo el ejercicio de forma correcta tendremos que notar que los músculos que conforman el gemelo se mueven de arriba abajo. Una vez hemos terminado con un pie, retomaremos la práctica con el otro.

3. Caminar de puntillas, para relajar nuestros pies y que adquiramos estabilidad gracias a ejercitarlos. El ejercicio consiste en andar durante un breve periodo de tiempo de puntillas, el truco reside en llevar las rodillas perpendiculares y los pies equidistantes para una correcta práctica.

4. Agarrar objetos con los dedos de los pies para así reforzarlos y prevenir las calcificaciones óseas que se puedan crear a lo largo de los años por el propio desgaste. Además, en este parte de nuestro cuerpo se acumula mucha tensión por lo tanto, poner en práctica este ejercicio también nos ayudará a aliviar el agarrotamiento muscular.

5. Ejercicio de estiramiento plantar para aumentar la flexibilidad y la consistencia de las articulaciones metatarsianas. Lo primero que debemos hacer es ponernos de cuclillas y echar todo nuestro peso sobre los dedos de nuestros pies, podemos ayudarnos de las manos para mantener el equilibrio. Para percibir una evolución notable deberemos aguantar en esta postura como uno o dos minutos aproximadamente.


Con esta rutina de ejercicios lograremos que nuestros pies adquieran mayor fortaleza, flexibilidad y movilidad. Potenciar estas tres cualidades es fundamental para llevar a cabo una vida cotidiana alejada del estrés muscular.

Mantener la musculatura del pie tonificada es la clave para que nuestros pies no se vean afectados en nuestro día a día y, por lo tanto, no debemos dejar que pasen desapercibidos, pues sobre ellos recae todo el peso de nuestro cuerpo. Además, tienen una gran responsabilidad en cada uno de nuestros pasos.

Es importante mencionar, que no solo vale con llevar a cabo una rutina de ejercicios, para mantener nuestros pies en perfecto estado. Pues, debemos cuidarlos manteniendo unos correctos hábitos de higiene y acudiendo al Profesional de la Podología con cierta periodicidad, lo que nos ayudará a prevenir futuras dolencias que con un diagnóstico precoz no nos impedirán continuar con nuestras actividades.

Elvira Sáez
Elvira Sáez es redactora en enfemenino. Se graduó en Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid y pronto inició su andadura profesional en los medios digitales. Se ha especializado en …