Inicio / En forma / Salud / ¿Qué es la blancorexia? La obsesión por unos dientes más blancos

© iStock
En forma

¿Qué es la blancorexia? La obsesión por unos dientes más blancos

por Redacción enfemenino Publicado en 24 de agosto de 2018
A-
A+

El uso abusivo de los blanqueamientos dentales para conseguir una sonrisa de revista pone en peligro la salud de nuestra boca. Los expertos nos cuentan de qué se trata esta patología.

Vivimos en un mundo preocupado por la estética física y, cada vez más, la estética dental, y es ya muy habitual acudir a la consulta del dentista con la intención de mejorar no solo la salud de nuestra boca, sino también el aspecto de nuestra sonrisa. El blanqueamiento dental es una de las técnicas más demandadas porque es un tratamiento conservador que ofrece resultados inmejorables reduciendo en varios tonos la tonalidad del esmalte, lo que se traduce en unos dientes más blancos y brillantes. Ahora, cualquier persona puede lucir una sonrisa como la de las celebrities sin rascarse mucho el bolsillo.

Sin duda, las últimas tecnologías, que ponen al alcance de nuestra mano la posibilidad de lucir unos dientes perfectos, han propiciado que estas técnicas lleguen a la mayoría de los pacientes en las clínicas dentales. No obstante, hay que recordar que es imprescindible llevar a cabo estas técnicas de una forma segura y con mesura, siempre bajo la atenta supervisión de un dentista especialista en estética, el auténtico profesional en este tipo de tratamientos.

¿Qué es la blancorexia?

En el caso del blanqueamiento, por supuesto, es una alternativa muy recomendable para mejorar nuestra sonrisa y conseguiremos una importante mejora estética pero la obsesión que muchos padecen con el blanco de sus dientes, la denominada “blancorexia”, puede acarrear fatales consecuencias.

La blancorexia puede definirse como la obsesión por conseguir unos dientes extremadamente blancos. El problema principal de esta patología reside en que la persona busca constantemente soluciones que logren blanquear los dientes al máximo, sin tener en cuenta si los tratamientos a los que se somete son seguros o están realizados por profesionales en estética dental.

En internet se pueden encontrar fácilmente multitud de engaños sobre cómo conseguir unos dientes más blancos que resultan no solo ineficaces sino incluso perjudiciales para nuestra salud. Si se siguen estas técnicas nada recomendables, podemos terminar teniendo graves problemas de salud dental causando, en el mejor de los casos, una sensibilidad dental.

Descubre: Las sonrisas de las celebrities: ¡Adivina a quién pertenecen!

¿A quién pertenece esta sonrisa? © Sipa

A la hora de buscar una sonrisa más blanca, debemos tener en cuenta que el blanco de nuestros dientes dependerá de nuestro tipo de esmalte. Un buen ejemplo de esto es que existen hasta veinte tonos diferentes de esmalte dental y, lo más importante, ¡ninguno de ellos es blanco absoluto!

Esta distorsión de la realidad que sufren las personas con blancorexia ocurre porque muchas veces nuestra referencia de una sonrisa perfecta son las imágenes que vemos en revistas o la televisión, donde vemos un color muy blanco que no representa la realidad en absoluto. Estas imágenes han sido retocadas o puede que sus protagonistas lleven carillas, lo que lo convierte en un blanco artificial muy alejado de las sonrisas “reales”. Por tanto, la obsesión de estas personas es someterse a todo tipo de tratamientos para conseguir lograr un blanco que, de hecho, no existe en la vida real.

Posibles efectos secundarios de los blanqueamientos dentales

La sensación de que la sonrisa nunca es demasiado clara, provoca que muchas personas se expongan a los agentes blanqueadores del tratamiento dental demasiado a menudo y sufran efectos secundarios de dicho abuso. Esto puede poner en peligro la salud dental ya que una utilización imprudente de las técnicas de blanqueamiento puede provocar la irritación de las encías, la sensibilidad dental, la translucidez de las esquinas de los dientes e incluso la transformación de los dientes a una tonalidad azulada.

De hecho, algunos estudios han demostrado que esta exposición abusiva a los agentes blanqueadores, como el peróxido, puede producir efectos irreversibles en los dientes y las encías en un periodo de diez años. Los blanqueadores dentales caseros y los dentistas que no acompañan los tratamientos de blanqueamiento de un examen dental, clave para que el paciente logre una sonrisa bonita y sana, son en parte culpables de esta situación.

El primer paso para evitar la blancorexia sería reconocer que los dientes nunca han sido ni serán 100% blancos ya que la aceptación de la realidad es imprescindible para afrontar este tipo de patologías, como ocurre en otras situaciones de adicción. En segundo lugar, la mejor manera de evitar sufrir este problema dental es acudir a un profesional experto en estética dental siempre que decidamos llevar a cabo un tratamiento de blanqueamiento, olvidando alternativas caseras. Con la ayuda de un dentista, se puede llevar un control exhaustivo del número de blanqueamientos dentales a los que hemos sometido nuestra sonrisa y permitirá comprobar el buen estado de dientes y encías en todo el proceso. De esta manera, evitaremos la blancorexia y conseguiremos una sonrisa natural, bonita y, lo más importante, sana.

Además de someterse a un blanqueamiento dental realizado por un profesional, podemos conseguir que nuestros dientes luzcan más blancos evitando alimentos que dañan el esmalte como el tabaco, el café, el vino tinto o las bebidas carbonatadas y siguiendo una rutina de higiene dental correcta.

Conseguir la sonrisa perfecta y lucir unos dientes más blancos es posible, pero es importante tomar las precauciones necesarias y confiar nuestra sonrisa a un profesional de estética dental que no pondrá en riesgo la salud de nuestra boca y nos alejará de problemas como la blancorexia.

Artículo en colaboración con Propdental

Y además:
¿Qué dice tu lengua sobre tu estado de salud?
Cómo lavarse bien los dientes
10 consejos para sobrevivir a tu primera semana de ortodoncia

por Redacción enfemenino