Inicio / En forma / Salud

En forma

La gota, una enfermedad de este siglo que parecía olvidada

por Elvira Sáez Creado en 13 de enero de 2020
La gota, una enfermedad de este siglo que parecía olvidada© Getty

¿Qué es la gota? ¿Cuál es su sintomatología? ¿Qué zapatos usar si la padeces? Te contamos todo lo que debes saber sobre esta afección.

Artículo elaborado en colaboración con COPOMA

Seguro que muchos de vosotros habéis oído eso de que hay que tener cuidado con el marisco, porque puedes sufrir gota. Pero, ¿qué es eso de la gota? ¿Realmente si una noche comes marisco de más puedes padecer esta enfermedad? Hoy os resolvemos estas dudas y os damos información sobre una patología que parece olvidada, o de otro siglo, pero a día de hoy sigue apareciendo.

Video por Norma Varela

Se denomina enfermedad de la gota a un tipo de artritis que se da en articulaciones, a la aparición de bultos debajo de la piel llamados tofos, o también puede atacar a otro tipo de tejidos como los tendones o a las bolsas que rodean las articulaciones. Ocurre cuando el ácido úrico no es eliminado por la orina correctamente, dando lugar a una hiperuricemia, que hace que se acumule en la sangre. Estos amontonamientos se dan en forma de cristales de una sal derivada del ácido úrico.

¿Qué relación tiene esta enfermedad con los pies?


Pues bien, es muy común que esta patología se detecte mediante inflamaciones en las articulaciones de los pies, concretamente en la del dedo gordo. Esto se debe a que en este lugar la sal se acumula más fácilmente, pues es la extremidad más alejada y por tanto más fría. El dolor en el pie suele aparecer repentinamente. Además, al estar por la noche a menor temperatura, la patología avanza más rápido por lo que puede ser al despertarnos cuando notemos un mayor dolor.

Por ello, al padecerla, es normal recurrir al profesional de la podología, quien mediante un estudio valorativo, derivará al paciente a la consulta médica. Lo más normal es que se realice una analítica en la que se comprueben los niveles de ácido úrico. Ya sabemos qué es esto de la gota y cuál es su sintomatología habitual, en concreto cómo se detecta a través de los pies.

¿Por qué aparece esta enfermedad?


La principal causa es la insuficiencia renal. El incorrecto funcionamiento de los riñones, que son los responsables de eliminar el exceso de ácido úrico, provoca elevados niveles de su presencia en la sangre. Puede ser también un efecto secundario del tratamiento de la quimioterapia, la diabetes o la leucemia, entre otras enfermedades.

Otra de las causas que aparecen y la que más nos atormenta es la ingesta excesiva de ciertos alimentos, si, como el marisco. Efectivamente, consumir en exceso alimentos ricos en purinas, como también las carnes rojas, puede aumentar considerablemente los niveles de ácido úrico en sangre provocando esta patología. No obstante, hay que ingerir mucha cantidad para que esto ocurra. Aun así, no se recomienda, ya que aunque nuestro organismo realice correctamente las funciones renales, no es bueno forzar y hacer trabajar al riñón en exceso. Por este motivo, las personas alcohólicas suelen sufrir gota.


La gota es una enfermedad que, como decimos parece olvidada. Pero es más común de lo que pensamos y su aparición va en aumento. Principalmente aparece en personas mayores de 40 años, y es más frecuente en hombres que en mujeres, aunque con la menopausia aumenta el riesgo. Su tratamiento ha de estar prescrito por un médico y suele basarse en la ingesta de antiinflamatorios para controlar el dolor y la inflamación. Además, se suelen mandar medicamentos que ayuden a bloquear la producción de ácido úrico y facilitar su eliminación. El control de la dieta también resultará clave para la correcta recuperación.

Cuidados recomendados para los pies


Cuando la gota afecta al pie, es recomendable utilizar un tipo de calzado determinado. De esta manera se hará más llevadero su tratamiento y evitaremos complicaciones. El calzado más adecuado es el de deporte, por su amortiguación y anchura en la punta del pie, evitará agravar el dolor. También existen zapatillas con una estética más formal pero que cumplen estas condiciones.

Por el contrario, el uso de un mal calzado puede hacer que suframos más el dolor propio de la enfermedad. Las chanclas, mocasines o cualquier zapato con la suela demasiado plana fomentará los síntomas, generándonos más dolor e incomodidad. Ante cualquier duda, acudir al profesional de la podología nos ayudará a salir de dudas a la hora de escoger un correcto calzado. Sobre todo, si es paciente crónico o recurrente.

Esperamos que este artículo os haya ayudado a quitaros las dudas y el miedo sobre la enfermedad de la gota. Siempre informarse y el conocimiento sobre algo resulta esclarecedor ante estos sentimientos.

Elvira Sáez
Elvira Sáez es redactora en enfemenino. Se graduó en Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid y pronto inició su andadura profesional en los medios digitales. Se ha especializado en …