Inicio / En forma / Salud / 13 curiosidades de los pechos que tal vez no conocías

© Getty
En forma

13 curiosidades de los pechos que tal vez no conocías

por Carla Dominguez Publicado en 26 de marzo de 2019

Los pechos son una las zonas más importantes para las mujeres que no solo sirve para la lactancia materna, sino que es parte de la estética femenina. ¿Lo sabes todo acerca de ellos?

El pecho es la región del cuerpo humano comprendida entre la base del cuello, los hombros y el abdomen, situados en la parte delantera. En su interior, se encuentran las glándulas mamarias o también denominadas como mamas, que son los órganos capaces de producir leche. Estas glándulas comienzan a desarrollarse a partir de la adolescencia en las mujeres entre los 12 y 13 años dependiendo de cada mujer y de sus hormonas. Normalmente, cuando aparece la menstruación, es cuando se produce el cambio.

Es importante que como mujer conozcas bien tu cuerpo, y sobre todo la zona de los órganos femeninos como las mamas. Además, es vital que hagas tus revisiones al ginecólogo de forma periódica y así poder detectar la posibilidad de cualquier anomalía. Aún así queremos que puedas conocer algunas curiosidades.

1. Los pechos, más que gemelos, son mellizos

Si alguna vez te has sentido acomplejada al notar que tus senos eran diferentes, olvídate de complejos. Y es que al igual que nuestras extremidades son asimétricas (un brazo o una pierna más larga que la otra), con los pechos sucede lo mismo. De hecho, un estudio ha llegado a la conclusión de que normalmente el pecho derecho de las mujeres es más grande que el izquierdo. ¿Será tu caso también?

2. La variabilidad del tamaño

Es algo que probablemente habrás notado y tal vez no sepas el motivo: durante la menstruación, muchas mujeres sufren cambios en el tamaño de los pechos. Esto se debe a que durante la regla suben los niveles de hormonas como la progesterona y la prolactina, lo que puede provocar en algunas mujeres un aumento de los pechos de hasta una copa entera.

3. Varios tipos de pezones

Ya sabrás de sobra que no todos los pezones son iguales pero, ¿sabías que hay hasta cuatro tipos diferentes? El más común es el que todo el mundo imagina cuando piensa en un pezón, el que sobresale unos milímetros de la areola. Hay tres tipos más: el plano (donde el pezón se une con la areola, a la misma altura y solo sobresale en la fase de excitación, por el contacto o por cambios de temperatura), el pezón que parece sumergido en la propia areola y el inflado, cuando la areola es abultada.

4. La leche materna y su variable sabor

Si alguna vez te has preguntado a qué sabrá la leche materna, una investigación realizada por la Universidad de Copenhague ha dado respuesta a esta pregunta. La respuesta es que su sabor puede variar en apenas unos minutos y depende de la dieta que realice la madre. Esto, curiosamente, condicionará el gusto del bebé, pues a mayor variedad de alimentos consumidos por ella, mayor será el abanico de nuevos sabores que reciba el pequeño y por lo tanto su gusto por probar cosas nuevas en el futuro. Y aunque la leche sepa diferente según los alimentos que ingiera la madre, lo cierto es que en la mayoría de los casos es un sabor dulce debido a la alta presencia de lactosa.

5. Pechos distintos

Seguro que habrás notado que tienes un pecho más grande que otro. Pues sí, no eres la única. Los pechos no son totalmente idénticos. Las mujeres solemos tener el pecho izquierdo más grande que el derecho. Casi un 50% de las mujeres no suelen apreciar esta diferencia, mientras que un 25% sí que han notado esta diferencia.

6. Mejor sin sujetador

Desde que llegues a casa intenta quitarte el sujetador. Tantas horas con el sujetador pueden provocar molestias en el pecho, e incluso flacidez con el paso del tiempo. Si puedes y te sientes cómoda intenta optar por sujetadores que no lleven aros para que sean más cómodos, y puedas llevarlos todo el día. Si no puedes vivir sin los aros, existen sujetadores que tienen una agarre muy cómodo, y que sus aros no molestan nada como los de Intimissimi.

7. Y un tercer pezón

Seguro que no es la primera vez que oyes hablar del tercer pezón pero, ¿sabías que se estima que el 3% de la población lo tiene? Esto supone, por ejemplo, que hay más personas en el mundo con esta peculiaridad que pelirrojos. Y es que hasta muchas celebrities afirman sin tapujos tener uno: Lily Allen, Mark Wahlberg, Harry Styles (¡este último tiene cuatro pezones!)... Muchas personas deciden extirparlo y otros, simplemente, son felices de tenerlo. Algunos se localizan en el torso, otros en los brazos y hay incluso quien tiene un pezón en la planta del pie. Ya sabes, hay de todo en este mundo.

8. Dolor de pecho antes de la regla

El dolor de pecho o mastalgia es muy común en las mujeres, sobre todo en más jóvenes. Se suele producir sobre todo a mitad del ciclo menstrual. El dolor se suele dividir en dos partes: dolor cíclico y dolor esporádico. El dolor cíclico, se produce cuando tenemos la menstruación o estamos en los días previos a tenerla, mientras que el dolor esporádico no tiene que ver con el dolor menstrual. En este caso, pueden ser muchas alternativas, desde dolor debido a la columna vertebral, y por eso se producen pinchazos en la zona, u otros musculares o pulmonares. Si no se producen estos dolores en el ciclo menstrual es importante acudir a tu ginecólogo y que te haga una mamografía o lo que crea pertinente.

9. Una piel más delicada

Es probable que ya te hayas dado cuenta, pero la piel que recubre el pecho delgada y se seca con más facilidad que la del resto del cuerpo. Es por ello por lo que esta zona requiere un cuidado extra, hidratándola con cremas y evitando exponerla al sol sin protección.

10. Las mujeres con implantes pueden dar leche materna

Los implantes mamarios no deben en un principio afectar a la leche materna. La prótesis glandular se suele colocar justo detrás del músculo pectoral y la cicatriz se realiza justo en la parte inferior del pecho. De esta forma, no se vería afectado de ninguna forma ni siquiera el pezón. Si por el contrario, la prótesis se implanta a través de la areola, si que puede existir alguna cicatriz. En este caso, quizás puede perjudicar algún conducto a la hora de dar la lactancia materna. Te recomendamos que consultes con tu médico donde te has hecho la operación.

11. Si quieres tus pechos firmes, no fumes

Fumar mata, y además, debilita tus pechos. Según un estudio de la Universidad de Kentucky, fumar de forma continuada puede producir la caída de los pechos ya que provoca que se rompa la elastina, una proteína de la piel que hace que los pechos estén firmes y jóvenes. Así que mejor sigue nuestros consejos y pásate a una vida mucho más saludable.

Descubre: 50 consejos de alimentación para tener un peso saludable

Consejos de alimentación saludable © Brooke Lark @brookelark Brooke Lark - Unsplash

12. Dormir boca arriba

Es la mejor alternativa para que los pechos se mantengan más firme. Dormir de lado influye de manera negativa en la firmeza de los pechos. Así que si puedes acostumbrarte a esta postura mucho mejor para tus pechos.

13. La menopausia cambia el pecho

Con la llegada de la menopausia se producen también nuevos cambios hormonales, por lo que también afectan a los pechos. Por la falta de estrógenos, disminuye la glándula mamaria, y el tejido fibroso por lo que se reduce también el volumen del pecho

Descubre: Celebrities con los pechos operados, ¡antes y después!

Celebrities con los pechos operados, ¡antes y después! © Getty

Si quieres conocer más curiosidades sobre el pecho o dudas que puedan tener otras mujeres, las podrás encontrar aquí. Allí también podrás compartir lo que te ocurre y saber más sobre el tema. Eso sí, aunque esto pueda servirte de ayuda, no olvides acudir a un especialista que valore tu caso de forma personal.

Y además
Celebrities que lucen su escote con orgullo
Pros y contras de realizarte un aumento de pecho
Prótesis mamarias y lactancia: toda la verdad

por Carla Dominguez

Puede interesarte