Inicio / En forma / Dietas / 10 consejos (sensatos) para perder 10 kilos en tiempo récord

En forma

10 consejos (sensatos) para perder 10 kilos en tiempo récord

por Redacción enfemenino
2 013 compartidos

Con la llegada del nuevo año, a muchas nos entran las prisas por deshacernos de esos kilitos que hemos cogido durante las Navidades (y alguno otro que ya llevábamos incorporado). ¡Pero no desesperéis! Todo es mucho más sencillo de lo que parece. Solo es necesario seguir estos consejos y tener un poquito de fuerza de voluntad para cambiar tus hábitos y adelgazar progresivamente y a largo plazo. ¿Estáis preparadas?

Lo más importante a la hora de seguir una dieta es la motivación. Existen diversos trucos para conseguir que el régimen no se convierta en tu peor pesadilla. Uno de ellos, consiste en llevarlo a cabo acompañada de otras personas para no sentirte sola o ver cómo las demás pueden permitirse ciertos manjares. Otro truco que puede ayudarte es empezar a comer en platos más pequeños, de esta manera tú ves el plato lleno (lo que psicológicamente te ayuda a sentirte saciada) pero comes menos cantidad (hay estudios que dicen que se come hasta un 20% menos de cantidad).

Y, por supuesto, también te ayudará aprender la lista de alimentos menos calóricos para que los incorpores a tu alimentación. Aquí tienes 50 alimentos con menos de 50 calorías.

Pero hay más trucos. De hecho, más que trucos, son hábitos que te ayudarán a adelgazar. Si cambias tus hábitos, cambiarás tu alimentación de forma paulatina y perderás peso de forma natural. Deberás tomarte tu tiempo y ser paciente para adoptar una alimentación equilibrada, pues, de lo contrario, comenzarán a aparecer carencias alimenticias y bajones que te harán caer en viejas costumbres. Por ello, no tengas prisa, y toma nota de estos consejos que te serán muy útiles a la hora de realizar dieta. ¿Quieres perder 10 kilos? ¡Es posible!

1. No dudes en consultar a un dietista

Lo más recomendable a la hora de plantearte perder 10 kilos es recurrir a la ayuda de un profesional, para que te guíe no solo a nivel nutricional, sino también motivacional. De no ser así, lo más probable es que no consigas deshacerte de esos kilos a largo plazo y de forma segura. Es importante que un profesional te hable de tu peso ideal y que veas diferentes opciones para alcanzarlo sin sufrir. En este sentido, es muy importante ya no tanto estar a dieta como aprender a comer de forma saludable: incorporando todo tipo de alimentos a tu dieta, comiendo despacio y masticando bien y un largo pero sencillo etcétera. Aquí tienes 50 trucos para alcanzar tu peso ideal.

2. Despídete de la bollería y la charcutería

No existen fórmulas mágicas, para adelgazar hay que poner límites y decir adiós a algunos alimentos demasiado grasos y a los dulces. Esto significa que deberás decir adiós, al menos de momento, a la bollería industrial, las bolsas de patatas chips o la charcutería. Una vez consigas tu peso ideal, podrás comerlo compensando sus calorías en otras comidas más ligeras, pero hasta entonces, mejor opta por opciones algo más saludables. Si crees que vas a echar mucho de menos los bollos, piensa en su composición: ¿realmente no hay nada más saludable que te apetezca comer?

Respecto a las grasas, no tienes por qué incluirla en tu lista de alimentos prohibidos, pero sí conocer cuáles son buenas y malas. Por ejemplo, las poliinsaturadas (presentes, especialmente, en los pescados azules) o las monoinsaturadas (presentes en el aguacate o el aceite de oliva) son buenas para el corazón y por lo tanto están permitidas en una alimentación equilibrada siempre y cuando se coman con moderación. Así que sí, podemos seguir aliñando la ensalada con una cucharada de aceite de oliva. Echa un vistazo a estas ideas de cocina saludable... Seguro que te son de mucha ayuda para conseguir tus objetivos.

3. Controla la nevera

Lo esencial del régimen es no comer cualquier cosa y tener a mano solo alimentos equilibrados. Antes de empezar, deshazte de la bollería, las salsas calóricas (sí, adiós mayonesa de momento) y los helados de chocolate, pues solo son tentaciones innecesarias. Elabora listas de menús o de alimentos permitidos e intenta respetarlas. Sobre todo, no hagas nunca la compra con el estómago vacío o te lanzarás sobre cualquier tentación.

Da la bienvenida a las especias en tus recetas, al pavo y al pollo, a las frutas y a las verduras. Para perder peso tendrás que sacrificarte un poco al principio, pero eso no significa renunciar al sabor. ¡Hay muchas recetas saludables y deliciosas! Ten a mano siempre pepinillos, zanahorias, yogures 0% y frutas para echar mano de ello en meriendas y momentos de mucha hambre.

4. Introduce el pescado en tu vida

El pescado es el componente ideal de todas las dietas, por eso es considerado un alimento beneficioso. Tiene pocas calorías, contiene Omega 3 y combina muy bien con la verdura. En cuanto a variedad, hay mucho donde elegir: salmón, atún, pescadilla, emperador y un sinfín de especies más. Opta siempre que puedas por variedades blancas antes que azules, ya que son menos calóricas. Y eso sí, el pescado rebozado está totalmente excluido de la dieta si quieres perder 10 kilos.

Además del pescado, hay muchos más alimentos que te ayudarán a bajar peso y tienen numerosos nutrientes y beneficios. Se trata de los superalimentos, y si quieres adentrarte en este maravilloso mundo, no te pierdas esta selección.

5. No te saltes las comidas y disfruta de ellas

Cuando se empieza un régimen, hay una cierta tendencia a excederse, pero el mayor error que se puede llegar a cometer es saltarse las comidas. De hecho, saltarse una comida no incita solo a comer más en la siguiente o a picar, sino que el cuerpo se pone en alerta y almacenará más cantidad de energía durante la siguiente toma. Lo mejor es fraccionarlas: desayuno, comida y cena y añadir dos consumos ligeros entre ellas.

Y otro punto importante: mastica bien la comida. Siéntate frente a tu plato con la tele apagada. Mira lo que te vas a comer y hazlo poco a poco. No devores. Antes de comer piensa en algo o alguien que te haga feliz y concéntrate en saborear los alimentos. Muchas veces devoramos la comida y ni siquiera disfrutamos de ella. Deja de comer con ansiedad y empieza a comer consciente de lo que hay en tu plato, no se va a ir a ningún lado, ¡así que come despacio!

6. Respeta la regla de la pirámide de alimentos

A la hora de adelgazar, hay que respetar un principio muy simple: comer bien en el desayuno y en la comida, y ligero por la noche. Todo se debe a una razón muy sencilla, por la mañana y a mediodía el cuerpo necesita energía, mientras que por la noche solo almacena así que si te pegas un atracón, será mucho más difícil quemarlo. Además, una cena ligera favorece el sueño.

7. El deporte es el mejor complemento para una buena alimentación

A menudo es la etapa más complicada o, por lo menos, la más dura de superar. Pero lo más difícil es ponerse a ello, así que ¡manos a la obra! Todos los medios son buenos para hacer ejercicio, desde subir y bajar escaleras, hasta salir a andar o hacer natación. Solo hay una palabra permitida: ¡moverse! Además, es una forma segura y eficaz de acelerar el metabolismo, lo que te ayudará también en tu objetivo.

Lo ideal es dedicar de 2 a 3 horas a la semana a hacer deporte, pero las puedes fraccionar y convertirlas en 20-30 minutos al día, también funciona. Si sigues sin estar convencida, aquí te dejamos un test para que descubras cuál es tu deporte ideal.

8. Presta atención también a las bebidas

El alcohol parece inofensivo, pero contiene mucho azúcar, así que limita seriamente tu consumo si quieres conseguir tu objetivo. Las bebidas con gas convencionales también están prohibidas por su elevado contenido en azúcares. Así que puedes consumirlas en su formato light, pero con moderación. Un consumo en demasía podría provocarte gases o dolor de estómago así que, ¿cuál es la mejor opción? Has acertado: el agua.

Beber agua es esencial si quieres perder peso. Te ayudará de mil formas diferentes. Por ejemplo, cuando creas que tienes hambre, bebe un vaso de agua y escucha a tu cuerpo: muchas veces el hambre se desvanece porque, simplemente, tenías sed y tu cuerpo lo identificaba como hambre. El agua, además, te ayuda a saciarte antes en las comidas, te hace orinar más y por lo tanto disminuir la retención de líquidos y, un largo etcétera.

9. Disfruta de verduras y frutas

La verdura suele ser uno de los alimentos que podemos consumir en la cantidad que queramos en la dieta. Además de saciarnos, aporta pocas calorías y mucha fibra y vitaminas. Sin embargo, con algunas frutas sí que tienes que tener cuidado. Hay que comer 2 o 3 piezas al día, en diversas formas, pero no más, pues aunque son estupendas para mantener nuestra línea, algunas contienen azúcar o son muy calóricas, como el plátano, el coco o el aguacate.

10. No te fíes de los productos ligeros

Los productos 0% están bien como reclamo, pero hay que andarse con ojo. Fíjate en las etiquetas, porque te llevarás alguna que otra sorpresa: pocos azúcares pero mucha materia grasa añadida, o a la inversa. Hoy en día encontramos todo tipo de productos light o "bajos en grasas", pero es un poco ingenuo creer que abusando de ellos adelgazaremos. ¡Muchas veces tienen las mismas calorías o más que sus hermanos no ligeros!

¡Los milagros no existen!

En definitiva, para perder peso, más que tener muchos conocimientos sobre dietas, hay que tener unas nociones básicas sobre alimentación. Debes saber que los milagros no existen y que para bajar peso simplemente hay que cuidar mucho lo que se come para que ingieras al día menos calorías de las que gastas. Para ello, además de una alimentación equilibrada con ciertas restricciones bastante lógicas (evitando fritos y grasas saturadas), un poco de paciencia y la moderación en los platos (de nada sirve que comas solo pollo, frutas o verduras si lo haces en enormes cantidades), un poco de deporte será fundamental para lograr tus objetivos. Aquí tienes una lista de 50 deportes que te ayudarán a ello. ¡Seguro que encuentras el tuyo!

Y además:
12 ideas para acelerar el metabolismo y perder peso más rápido
10 dietas para perder peso: ¡es posible!

por Redacción enfemenino 2 013 compartidos