Inicio / En forma / Ejercicios / Síclo: descubre la disciplina que lleva al spinning a otro nivel

En forma

Síclo: descubre la disciplina que lleva al spinning a otro nivel

por Elvira Sáez Creado en 12 de diciembre de 2019
Síclo: descubre la disciplina que lleva al spinning a otro nivel© Instagram @siclo

¿Has ido alguna vez a una clase de spinning? Si es así, antes de empezar a leer sobre el Síclo, te recomendamos que olvides todo lo que sabes. Esta versión del ciclo indoor, nacida en México, romperá todos tus esquemas.

Bicis, música, ¡y acción! Se podría decir que estas palabras resumen lo que es el síclo, pero con ellas también podrías pensar que entonces no se trata de una disciplina tan diferente al spinning. Lo cierto es que este nueva versión de ciclo indoor parte de la misma base que el estándar, pero su clave está en la acción. La clase no se trata de ciclismo sobre una bicicleta estática con cambios básicos de postura, sino que se realiza todo un entrenamiento sobre la bici muy variado al ritmo de la música, que más que ejercicios llegan se parecen mucho más a un baile.

Esta nueva forma de disfrutar del ciclo nació en México y ya cuenta con un centro en Madrid que cada vez gana más adeptos. ¡Te contamos todos los detalles!

Video por Carla Dominguez

Origen del síclo

Como ya se ha indicado, el síclo nació en México hace 4 años y llegó a Madrid hace poco más de un año. El concepto se crea a partir de la pabra 'ciclo' y 'sí', esta última entendida desde un punto de vista positivo y de motivación. Esto dice mucho de la disciplina en sí, pues pretende dar un paso más allá del ciclo indoor estándar y enfocar el deporte desde el disfrute y la pasión.

Aparte de las diferencias particualres que tiene el síclo con el spinning en lo que al ejercicio se refiere y que trataremos a continuación, también tiene diferencias generales en cuanto al modo de entrenamiento. La persona que practica síclo, organiza sus sesiones de forma totalmente personalizada y en vez de abonar una cuota mensual, paga por las clases a las que acude. Estas se pueden reservar a través de la web, en la que disponen de un calendario con las diferentes sesiones e instructores para que el usuario elija en función de sus preferencias.

En cuanto a su precio, por ejemplo, un paquete de 5 clases tiene un precio de 108 euros. Es posible adquirir desde una sesión hasta paquetes de varias, el más elevado es el de 40 clases por 684 euros.

Otro detalle a tener en cuenta es que las clases expiran en un determinado número de días. Por ejemplo, si compras una clase de síclo, esta caducaría a los 30 días, a partir de 5 a los 60 días y así sucesivamente. ¡Pero no te preocupes! Puedes comprobarlo en el momento de la compra. Lo bueno de esto es que seguro que haces todo lo posible por no perderte la clase.

¿En qué consiste una sesión de síclo?

"En síclo, cada clase es una experiencia única y distinta a todo lo que has hecho", explican en su web. Por lo que sus clases son perfectas para aquellos que busquen en el deporte un momento para disfrutar e innovar. Las sesiones constan de 45 minutos de ejercicios en los que se trabaja todo el cuerpo y 5 minutos de estiramiento completo. A pesar de utilizar la bicicleta como herramienta principal, no solo se ejercita el tren inferior, sino que todos los músculos se ven implicados.

Para ello, aparte de pedalear, se practican push ups y se utilizan pesas durante la sesión. Aparte de todo esto, hay otros dos elementos muy importantes en la clase de síclo: la música y la luz. La primera se pone a un volumen muy elevado e inunda toda la sala. Su función no es solo la de acompañar, sino que se trata de un eje para el síclo pues a partir de ella se marca la intensidad de cada ejercicio. Por otro lado se encuentra el elemento de la luz: la sesión se realiza a oscuras, con iluminación de discoteca. Esto logra que la clase se aleje del concepto clásico del deporte y permite a los alumnos deshinibirse mientras bailan sobre sus bicicletas. Asociarlo a un lugar como lo son las discotecas y la fiesta, para muchos puede resultar mucho más motivador que el spinning.

Recomendaciones para la práctica de síclo

Es posible que pienses que esta disciplina está enfocada únicamente a un público joven, pero lo cierto es que no. Es apta para todas las edades y también para diferentes estados físicos, pues es posible adaptar la carga de la bicicleta, y por tanto la intensidad, como en las clases de ciclo indoor. Además, al estar a oscuras, puede resultar más sencillo para el alumno ir a su ritmo sin compararse con los demás.

"Aquí, se trata de rodar, de sudar y de hacerte más fuerte, pero sobre todo, se trata de disfrutar, de romper tus límites y de encontrar tu ritmo", señalan desde la web de síclo.

En cuanto a la frecuencia de la práctica de síclo y su horario, como decíamos, se pueden adaptar totalmente a la persona. Para empezar, dos o tres clases por semana son suficientes y más adelante, para mejorar el estado físico, estas pueden aumentar hasta cuatro o cinco sesiones. Los horarios son totalmente libres y podrás acudir a la hora del día que mejor te venga entre las 8 de la mañana y las 8 de la noche.

Beneficios del síclo

Una de las grandes ventajas del síclo es que es un ejercicio muy completo en el que se trabajan diferentes zonas del cuerpo. Por este motivo, sus beneficios son considerables:

  • Produce un gasto calórico elevado: entre 300 y 800 calorías según la intensidad.
  • Trabaja piernas, glúteos, brazos, abdomen y espalda.
  • Ayuda a corregir la postura.
  • Mejora el equilibrio.
  • Perfecciona el sentido del ritmo.
  • Alivia las tensiones y el estrés.

¿Qué te parece? ¿Te gustaría probar? Desde luego, si estás buscando una forma más dinámica y divertida de hacer deporte, esta disciplina puede ser perfecta para ti.

Descubre: ¡Motívate! Las mejores canciones para hacer deporte
Las mejores canciones para hacer deporte © iStock

Y además:
¡Dale a los pedales! 6 increíbles beneficios del spinning
¡No sin mi bici! Los beneficios para la mujer de este saludable deporte
Entrenamiento cardiovascular: todo lo que debes saber antes de practicarlo