Inicio / En forma / Salud / Cómo hacerte un automasaje en el cuello y en la nuca

© iStock
En forma

Cómo hacerte un automasaje en el cuello y en la nuca

por Sandra Gonzalez Publicado en 29 de enero de 2018
85 compartidos
A-
A+

Tener dolores en la zona cervical es algo muy común. Aquí te dejamos instrucciones para realizar un automasaje en la zona del cuello y en la nuca.

Día a día nos exponemos a situaciones que nos ocasionan fuertes dolores en nuestro cuello. Esto puede ser debido a múltiples circunstancias como el estrés, el estar todo el día frente al ordenador, la tensión o, simplemente, una mala postura. Sea como sea, tenemos que cuidar nuestra zona cervical ya que estos dolores puedes desencadenar en otros síntomas como dolores de cabeza, mareos o vértigos.

¿Cómo podemos aliviar este dolor? Lo primero a tener en cuenta es intentar tener una buena postura a lo largo del día, por ejemplo, la espalda recta y rígida intentando no curvar nuestras cervicales. Pero además de eso, un masaje tiene muchísimos beneficios para calmar estos daños. Es tan sencillo como sacar un rato todas las semanas y darnos un automasaje que nos sirva para calmar el dolor. Pero, sobre todo, nuestra recomendación es que no sólo nos tratemos con este masaje sino que siempre visitemos a nuestro fisioterapeuta para que el problema sea tratado con un profesional.

Los masajes en el cuello y la nuca, además de calmarnos el dolor, nos ayudará a sentirnos mejor ya que aporta una relajación de nuestros músculos y contribuye a reducir nuestra tensión nerviosa. Además, es muy sencillo ya que al hacértelo a ti misma, conoces bien las zonas que te duelen y en las que hay que intensificar el tratamiento.

Automasaje en el cuello y en la nuca: paso por paso

Antes de nada, empezaremos por el principio. Necesitarás una aceite de masajes o crema corporal que te ayude a que el movimiento de las manos sobre las cervicales sea más fluido. Además, necesitarás estar ante un espejo para que puedas guiar el desplazamiento, que no debemos olvidar que debe ser lento e intenso. Es un tratamiento rápido, que dura entre 5 y no más de 10 y, por último, nuestra recomendación para que sea efectivo es que intentes dártelo aproximadamente cada cuatro días.

Paso 1: nuestro automasaje comenzará por la parte de la nuca. Realizaremos círculos con nuestras yemas de los dedos desde la nunca hasta los hombros y luego, subiremos de nuevo. Repitiendo el movimiento unas cuatro veces.

Paso 2: justo en la parte más alta de nuestra nuca, pondremos nuestros dedos en ambos lados de las cervicales y masajeraremos los músculos durante unos 30 segundos de arriba a abajo.

Paso 3: ahora nos situaremos en la zona de las mastoides (el hueso situado detrás y debajo de nuestras orejas). Y moveremos de forma lenta y profunda nuestro el dedo pulgar, desde las orejas hasta el centro de la nuca, apretando pero sin pasarnos con la fuerza. Repetiremos el movimiento un par de veces.

Paso 4: continuamos en la zona de las mastoides. Ahora el movimiento seguirá siendo lento pero lo centraremos desde la parte trasera de las orejas, recorriendo el cuello (apretando con la yema de los dedos) y llegando hasta el final del éste.

Paso 5: ​nos vamos a la zona del cuello, antes de empezar el masaje es conveniente que lo estimulemos. ¿Cómo? Simplemente moveremos la cabeza de izquierda a derecha y de arriba a abajo un par de veces. Una vez que el cuello ya esté preparado, situaremos la cabeza de frente. El masaje debe ser pausado y que vaya desde la parte superior del cuello, bajando lentamente hasta la parte inferior y viceversa. Repetiremos el movimiento hasta en cuatro ocasiones.

Algunos consejos para el ​automasaje en el cuello y en la nuca:

Recomendamos que siempre se tenga especial cuidado con este tratamiento ya que un masaje mal dado puede empeorar la situación. Hay que tener en cuenta que únicamente sirve como alivio temporal del dolor y no como cura. Tal y como decíamos antes, no te olvides de que para quitar los daños cervicales y tener más información sobre el tratamiento es necesario acudir al fisioterapeuta.

Descubre: Posturas de yoga para todos los niveles

Posturas de yoga para todos los niveles © iStock

Otras actividades que te pueden ayudar a aliviar estos síntomas de dolor es realizar yoga o pilates, ¡te ayudará a estirar y te sentirás mejor!

Y además:
Conoce tu Índice de Masa Corporal o IMC
Beneficios del Pilates: 6 motivos para empezar a practicarlo

por Sandra Gonzalez 85 compartidos