Inicio / En forma / Salud / Dónde se esconden los virus en casa y cómo solucionarlo

En forma

Dónde se esconden los virus en casa y cómo solucionarlo

por Leticia Fernandez Creado en 20 de marzo de 2020
Dónde se esconden los virus en casa y cómo solucionarlo© GettyImages-1093971880

Ahora que ya hemos asumido que lavarnos las manos con frecuencia puede ayudarnos a protegernos contra el virus, es momento de introducir nuevas pautas para asegurarnos de que nuestro hogar es un lugar seguro para nosotras y nuestra familia. Y es que sabiendo que el virus es capaz de vivir durante un tiempo en diferentes superficies, la limpieza en el hogar -y sobre todo de algunos puntos clave- va a ser crucial para convertir nuestra casa en un fuerte durante la cuarentena.

Como ya sabrás, lavarnos bien las manos es la forma más poderosa de protegernos contra el virus. Por sencillo que parezca el gesto, así es. Se debe a que el Covid-19 está cubierto por una membrana de grasa que el jabón es capaz de disolver, dejando el virus al descubierto hasta que "muere" o se desactiva.

No obstante, podría no ser suficiente. La cotidianidad con la que nos movemos por casa podría hacer pasar desapercibidos algunos gestos, pero es en estos casos cuando debemos poner especial atención a los posibles focos de infección que se dan en nuestro hogar.

#1 Los pomos de las puertas y los interruptores de la luz

Sabiendo que el virus puede vivir en las superficies durante horas, deberíamos poner especial atención en aquellas partes de la casa que manejamos con cierta frecuencia con las manos, como son los pomos de las puertas o los interruptores de la luz. De hecho, cada vez que salimos de casa y volvemos a entrar, son uno de los principales puntos de contacto que tenemos antes de conseguir lavarnos las manos. Es por ello que limpiar y desinfectar estas superficies a fondo y con regularidad es de suma importancia.

#2 Los grifos

Es una paradoja que, a la vez que lavarnos las manos es nuestra principal vía para evitar el contagio, el grifo sea uno de los puntos con mayor densidad bacteriana en el hogar. Pero tiene su lógica. Cada vez que manipulamos el grifo lo hacemos tanto antes como después de lavarnos las manos. Y con la simpleza del gesto nos olvidamos de que podríamos estar transmitiendo bacterias al material antes de lavarnos las manos. Es por ello que cuanto más nos lavamos las manos, más se ensucia el grifo, por lo que deberíamos limpiarlo con mayor regularidad.

Video por Noelia Murillo

#3 Las toallas

Ahora que todas nos hemos sensibilizado muchísimo más con la higiene, las toallas podrían estar convirtiéndose en otro de los puntos de infección. Además de compartir la de manos, por ejemplo, con el resto de la familia, podríamos estar utilizando la misma toalla durante demasiado tiempo, ayudando al virus a encontrar el escondite perfecto. Por ello, durante la crisis es conveniente extremar el cuidado y lavar las toallas con mayor frecuencia y a mayor temperatura.

#4 Los móviles

Este escondite seguro que lo habías escuchado antes pero, ¿le habías dado la misma importancia que le das ahora? Un estudio estadounidense demostró que somos capaces de tocar el teléfono móvil más de 2600 veces al día. ¿Te imaginas lo que es eso? Con cada toque las bacterias y los virus migran de nuestras manos a la pantalla y viceversa, por no mencionar cuando nos lo llevamos a la cara. Y con todo el tejemaneje, comprenderás que el riesgo de infección aumenta exponencialmente. Es por eso que además de las manos, debemos procurar que la pantalla del teléfono esté limpia siempre, o, ahora que lo sabes, acabarás lavándote las manos cada vez que lo toques.

#5 Los ordenadores: el ratón y el teclado

Durante la cuarentena otro de nuestors grandes aliados es el ordenador. Estamos pegadas a él viendo series y conciertos, poniéndonos al día con las noticias de última hora o, quienes han tenido la oportunidad, teletrabajando, lo que supone pasar horas y horas diarias frente a las pantallas. Por ello, debemos tener especial cuidado y limpiar diariamente el teclado y el ratón. Ambos están continuamente bajo nuestro dominio, por lo que podría producirse el mismo efecto que con los móviles. Y es que en un periodo de cuarentena donde la limpieza es clave frente a los contagios, nuestros mejores aliados frente al aburrimiento también podrían ayudar al virus a encontrar su escondite.

#6 El mando de la tele

Te prometemos que no te fastidiamos más fuentes de ocio pero, ¿cuántas veces antes habías limpiado el mando de la tele? Pues es hora de hacerlo. Llega el final del día y todas nos sentimos atraídas por relajarnos viendo algo de televisión. Pero créenos, será más fácil relajarte si lo mantienes limpio e impecable. Si te peleas en familia o con tus compañeras de piso por ver quién elige qué ver, que sea sin correr riesgos.

#7 El mango de la nevera

Durante la cuarentena, una de las zonas de la casa que más visitas recibe, no vamos a mentir, es la nevera. A las comidas principales se le suman snacks más o menos saludables, esto lo dejamos a tu elección, que pasan por abrir y cerrar la nevera continuamente. Incluso, ¿cuántas veces te has levantado estos días solo por ver si se te antojaba algo? El caso es que el mango de la nevera podría estar convirtiéndose en una fuente de patógenos si no lo limpiamos regularmente.

Descubre: 30 snacks deliciosos con menos de 100 calorías
Snacks con menos de 100 calorías © iStock

#8 Los cepillos de dientes

Normalmente te recomendaríamos que cambiases tu cepillo de dientes cada tres meses como máximo. Pero, si recientemente has tenido un resfriado o algún síntoma que pudiera estar relacionado con el virus, lo mejor es que lo cambies cuanto antes. El virus podría sentirse como en casa en la humedad de las cerdas de tu cepillo, y si compartes el vaso donde dejas el cepillo con alguien más, peor.

Y además:
Guía básica para entender el coronavirus y cómo evitar contagios
Coronavirus: esto es lo que necesitas si tienes niños en casa (y si no también)
Iniciativas solidarias para sobrellevar la cuarentena ocasionada por el coronavirus
Todo lo que debes hacer para cuidar tu cuerpo (y tu mente) en la cuarentena